El fortalecimiento del sector empresarial

Durante muchos años los empresarios fuimos vistos como enemigos del gobierno al defender los derechos de nuestras empresas; actualmente, esa imagen ha desaparecido.

También el empresario era calificado como una persona que ya tenía resuelta su economía y que, además, se mostraba distante de los problemas sociales de nuestra región.

Los empresarios que formamos parte de Coparmex hemos luchado por cambiar esa imagen que tanto se aleja de la realidad; adoptando y defendiendo los principios que parten del reconocimiento de nuestros valores, siempre optimistas, pero sin perder de vista la realidad.

Hoy la opinión de nuestro Centro Empresarial es tomada en cuenta por autoridades públicas, instituciones religiosas, asociaciones y por la población en general.

Es por ello que el presidente de Coparmex, tiene la gran obligación de ser la voz de aquellos que no la tienen, representando con responsabilidad a todo el empresariado de nuestra región en el diálogo social y poder incidir en el progreso y prosperidad.

Uno de nuestros objetivos estratégicos es el promover la competitividad para la participación exitosa de nuestro país en un contexto de mundo globalizado. Por ello, desde nuestra perspectiva, el desarrollo de Baja California debe concretarse y permear equidad a toda la sociedad.

Tenemos que asumir que aún faltan condiciones para que el sector privado pueda crecer, logrando crear más y mejores empresas. Dificultades estructurales como la inseguridad, la escasez de financiamiento productivo, los altos costos para generar empleo formal o las dificultades del sistema fiscal, orilla a que cada vez más empresas se queden en la informalidad.

No es ningún secreto que vivimos en una cultura donde se persigue a la empresa para que cumpla con sus obligaciones, realizando una infinidad de trámites engorrosos que sólo contribuyen a volver más atractiva la informalidad.

Más allá de perseguirlas, tenemos que promover a las empresas formales para que tengan la oportunidad de crecer y multiplicarse, convirtiéndose en opciones de trabajo y desarrollo para aquel que considere el negocio informal como una salida.

La formalidad siempre ligada a la productividad, nos permitirá salir adelante con una economía más firme; pero para que esto suceda, necesitamos una estrategia que brinde a las pequeñas y medianas empresas, las herramientas necesarias para su crecimiento.

Cualquier estrategia que propicie el desarrollo de nuestra región en un mediano o largo plazo, deberá poner en el centro a las pequeñas y medianas empresas, que son las únicas capaces de generar desarrollo y empleo de forma sostenida, quedando demostrado que son en última instancia, las fuentes permanentes del desarrollo y la innovación.

En Coparmex seguiremos trabajando para generar más y mejores empresas, con visión global y con responsabilidad social, para completar el proceso de inserción de nuestro país en el mundo.