No más violencia en Baja California

No hay duda de que 2017 empezó siendo uno de los años más complicados para nuestro país: El dólar en sus niveles históricos más altos, el aumento del precio de los combustibles y por consecuencia el aumento en varios productos y servicios básicos. Y, por si fuera poco, la política del actual Presidente de los Estados Unidos.

Pero pareciera que entre tantos temas, hemos dejado de poner atención a uno de los que más daño han hecho a nuestra región durante los últimos años: La inseguridad.

Cerramos 2016 con 909 crímenes. Y según cifras de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Tijuana, en enero de este 2017 se cometieron 103 asesinatos. Esto es muy grave y debemos ponerle la atención requerida.

Las veces que sean necesarias tenemos que señalar como ciudadanos y sector empresarial, la ausencia de una estrategia efectiva de nuestras autoridades para evitar estos hechos que lastiman el tejido social e inhiben la inversión.

Entre 2008 y 2010 los empresarios documentamos cómo la gran cantidad de hechos delictivos que se presentaron en nuestra ciudad ocasionaron un importante cierre de comercios y crearon una mala imagen de Tijuana: Violenta e insegura.

Es preocupante la tendencia que ahora mismo estamos viendo. Al paso que vamos romperemos el récord de años pasados y la autoridad parece no inmutarse.

No hay duda de que actualmente hay acciones a nivel nacional e internacional que causan un mayor impacto mediático, sin embargo como ciudadanos tenemos que seguir exigiendo a nuestras autoridades, estatales y municipales atender el tema de la inseguridad.

Tanto el Gobernador del Estado como el Presidente Municipal de Tijuana deben entender que la inseguridad no es un problema menor, que no se puede perder de vista y mucho menos ignorarlo. Las cifras dejan ver claramente que no están actuando con la firmeza y seriedad que se requiere.

No es solamente, como quieren hacerlo ver, simples “guerras de pandillas”.

Urge conocer cuál será la estrategia y cómo se dará la coordinación entre los 3 niveles de Gobierno para evitar que 2017 sea el año con más violencia y homicidios en Tijuana. Nuestras autoridades necesitan tomar a tiempo las decisiones pertinentes. Para eso están.

Hoy más que nunca necesitamos que se garantice el Estado de Derecho, la seguridad y la tranquilidad de todos los bajacalifornianos. Es momento de ponernos a trabajar y tomar el control de la región, logrando tener así la Baja California que todos queremos.

Aunque desde luego entorno nacional e internacional es muy importante y trascendente, no dejemos que desvíe nuestra atención de las problemáticas regionales y locales.

La casa siempre debe ser primero.