México una cleptocracia: Dresser

La corrupción representa el 9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), principalmente la que procede de las instancias gubernamentales, lamentó la politóloga Denise Dresser, durante su participación en el desayuno mensual que organiza la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Tijuana.

La también editorialista condecorada con la Legión de Honor de la República Francesa en grado de Caballero mencionó durante su conferencia la mañana de este miércoles que el sistema político mexicano se ha convertido en una “cleptocracia”, haciendo referencia a los desfalcos que han impregnado a quienes ejercen el poder en México.

Colocó al ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, como un arquetipo, una figura emblemática de esa forma de esa forma de administrar de forma abusiva los recursos públicos de los mexicanos. “Un gobernador omnipotente que se convirtió, durante seis años, en un saqueador impune”, dijo.

La especialista puntualizó que gran parte de los sujetos más ricos que enuncia la Revista Forbes, son empresarios que hicieron negocios con concesiones otorgadas por el estado, situación que la periodista calificó de “capitalismo de cuates”.

La desigualdad económica fue otro de los temas abordados en la conferencia. Mencionó que al 1 por ciento de la población le corresponde el 21 por ciento de los ingresos totales de país, mientras el 10 por ciento de los mexicanos de clase alta tienen acceso al 64 por ciento de la riqueza de los mexicanos.

Es decir, nueve de cada diez mexicanos deben conformarse con menos de la mitad de la riqueza que genera México, lo que la académica relacionó con un mercado manipulado por los poderosos, que también han controlado el marco jurídico a manera de encontrar lo que llamó “impunidad transexenal”, refiriéndose a políticos que pese a cometer sendos actos de corrupción salen impunes de sus actos.

Las empresas fantasma, las licitaciones opacas, el socavón del llamado Paso Express en el Estado de México, son parte de los ejemplos que dio para referenciar al “saqueo” de las arcas públicas que se ha vuelto costumbre de la clase política mexicana que ha convertido “a la democracia en una cleptocracia”.

Sobre la elección federal de 2018, Dresser fue enfática al señalar a los dos principales perfiles opositores que se han posicionado en el sentimiento popular: la figura de Margarita Zavala Gómez del Campo y Andrés Manuel López Obrador.

Sobre la primera, puso sobre la mesa su relación con el ex presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, y la sombra que eso representa para su toma de decisiones, la manera en que eso ha mermado su visión de país, siendo “esposa amable”.

Sobre López Obrador, la politóloga manifestó que pese a ser calificado como “inevitable” por parte de su oposición electoral debido a una reputación más o menos positiva en el electorado, su posición en el “ánimo nacionalista” frente al acceso de Donald Trump, se contrastan con su arrogancia y su incapacidad para ver los actos de corrupción que manchan a sus colaboradores políticos.

La única forma, dijo, de enfrentar a López Obrador es el ascenso de una candidatura independiente que dignifique la política.

Además, destacó que las formas en que el gobierno de la República, encabezado por Enrique Peña Nieto, ha buscado a través del Congreso que el actual titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Raúl Cervantes Andrade, se convierta en fiscal general por los próximos nueve años.

Eso genera la sospecha de que lo que pretende la administración de Peña Nieto es conseguir impunidad que trascienda a su gobierno, que culmina en 15 meses.

El fomento a la ciudadanización y a la conciencia colectiva podría ser una de las formas de renovar la política en México. “Son tiempos de definiciones”, dijo, destacando la importancia que la próxima elección tendrá para establecer una realidad distinta para el país.

Ahí entra – aseguró – la importancia de acciones legislativas para combatir la corrupción, tal y como ha sido una de las propuestas planteadas por la Coparmex, como la reducción del financiamiento a los partidos políticos, o la implementación del Sistema Nacional

Anticorrrupción, del que lamentó no sea suficientemente abarcativo en lo referente a la figura presidencial, por lo que lamentó que a diferencia de otras naciones de Latinoamérica, en México sigue siendo difícil investigar al presidente de la República.

Fuente: AFN