“No le tengamos miedo al 2018”, dice Gilberto Fimbres

Son muchos los temas y Gilberto Fimbres Hernández quiere hablar de ellos. El presidente de la Coparmex (Confederación Patronal de la República Mexicana) en Tijuana tiene frente a sí un vaso con el logo de una cafetería local, pero en 45 minutos no tomó una sola vez su bebida.

No había momento para desperdiciar con un sorbo de café, Fimbres Hernández prefería platicar sobre asuntos de interés para el sector empresarial de esta frontera.

Para explicar mejor su punto, el empresario suele recurrir a una pregunta, que entonces contesta con su explicación. La idea debe quedar clara.

Gilberto Fimbres Hernández, quien esta semana fue reelecto en forma unánime para continuar al frente de Coparmex Tijuana en 2018, habló sobre temas que van desde lo relacionado con el vecino del Norte, las elecciones federales de este año y la urgencia de combatir la corrupción, falta de transparencia e impunidad.

En beneficio del 95%

Coparmex a nivel nacional ha insistido en la mejora del salario mínimo, porque si el trabajador tiene un nivel de subsistencia razonable, esto traerá también un empuje a la economía en general.

“Queremos que la gente viva mejor, pero eso como consecuencia se revierte en un mejor desarrollo económico. ¿Por qué nuestro interés en la clase menos favorecida y la clase media? Porque es la mayoría. Si usted hace cosas en beneficio, vamos pensando, del 5 por ciento de la población, el impacto que pueda tener en el país es menor que si usted toma acciones en beneficio del 95 por ciento del país de los ciudadanos”, señaló.

“Es lo que promovemos: que se creen más empleos, que se creen empleos de mejor calidad, que la gente pueda vivir mejor, que haya lo que no se ha podido lograr aquí y (que) está batallando México, el mejorar el consumo interno”.

Una clase media y una clase trabajadora con mayor poder adquisitivo tendrían más posibilidades de adquirir los productos que ofrecen las diversas empresas.

No obstante, señala que los gobiernos (y en algunos casos los mismos empresarios) no siempre ven la oportunidad que hay en el desarrollo de la mayoría de la población.

“Si vemos países en el mundo que han crecido en forma importante económicamente y socialmente, son países donde, inclusive Estados Unidos, la gran fortaleza económica de Estados Unidos es esa clase media que tiene capacidad de consumo y tiene capacidad de compra”, explicó. “Y al mermar la capacidad de compra se merma la economía”.

Trump y la frontera

Precisamente por eso, Fimbres Hernández considera que las políticas económicas de la administración del presidente estadounidense Donald Trump, no tengan el resultado esperado por sus ciudadanos.

“Trae unos beneficios muy importantes para un grupo, creo yo, muy claro y muy definido que son las grandes empresas en Estados Unidos”, señaló Fimbres, esto seguramente con la idea de que inyecten capital a la creación de empleos, pero una cosa no necesariamente lleva a la otra.

“Grandes empresarios de Estados Unidos han externado de que la política no se va a reflejar en la creación de nuevos empleos y la reinversión, porque ya hay grandes utilidades y no se están reinvirtiendo”, señaló el presidente de Coparmex Tijuana. “Los empresarios de todo el mundo invierten cuando hay consumo, si no hay consumo, ¿Para qué pongo una fábrica, para qué pongo un negocio si no tengo quién me compre?”.

Debe haber consumo para que las empresas aumenten su producción y por lo mismo, se vean en la necesidad de crear empleos. La clave, considera Fimbres, está, como en el caso de México, en aumentar el poder de compra de la mayoría.

“Si el beneficio en este caso, no se da a la clase media, o a la clase baja, donde puedan tener mejores ingresos y como consecuencia mayor capacidad de consumo, pues no hay consumo, no hay ventas, no hay necesidad de reinversión”, explicó.

“Cuando ve el productor reducción de capacidad de consumo, baja su producción.  ¿Por qué? Porque no le conviene tener inventarios improductivos”, apuntó.

Las políticas de Trump de cerrazón a acuerdos internacionales de comercio (como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte) y freno a las importaciones con la idea de fortalecer la producción manufacturera interna han provocado incertidumbre en la economía mexicana.

En particular en la frontera Norte, se siente una preocupación ante la posibilidad de que cierren maquiladoras, por presión e incentivos que promete el gobierno de Donald Trump para que se reinstalen en Estados Unidos. La mayor parte de esta industria en Baja California la conforman plantas estadounidenses.

“Mucha gente señala, ‘No, pues se van a ir las fábricas de México a Estados Unidos, va a desaparecer el concepto maquiladora’ (…pero) no es muy fácil desbaratar una inversión multimillonaria, transferirla a otro país, iniciar ese mismo programa de producción en otro país. Es costosísimo”, señaló.

El empresario considera que hay demasiadas interrogantes para que la estrategia de desarrollo económico de Trump tenga éxito. La falla principal está en apostar a un beneficio a corto plazo para estas empresas, con el capital que supuestamente se ahorrarán.

“El objetivo es promoción económica, no es creación de dinero, porque ya sabemos ahorita, si algo sobra en el mundo es dinero, hay un excedente de liquidez tremendo”, indicó. “Sin embargo, pues está muy enfocado a los grandes capitales. Ahí el rico se está haciendo más rico y el pobre se está haciendo más pobre, entonces tenemos que definir políticas económicas que desarrollen a la clase media y a la clase baja, no tanto que beneficien a los más ricos, así per se”.

“México está más equilibrado, está más balanceado”, que en décadas anteriores, señaló. Fotografía: José Alfredo Jiménez

México siempre sale adelante

De 1954 a 1976, el peso mexicano estuvo bajo un esquema de cambio fijo, a 12.50 por dólar. Cuando llegó la devaluación de 1976, inició en el país una incertidumbre económica de la que no pudo salir por completo durante dos décadas.

Pero ahora estamos ante un panorama diferente, con una economía más diversificada.

“Si vemos los números que teníamos de deuda exterior, de balanza comercial, de reservas económicas, que teníamos en los sesentas, setentas, ochentas, con lo que tenemos ahorita, es un México diferente. Todo el sector empresarial, educativo o de gobierno, estamos mejor preparados a situaciones difíciles. En aquel entonces fueron situaciones que desconocíamos”.

Nadie estaba preparado para la devaluación de 1976, señaló. Pero son tiempos distintos, pues no es el mismo México que le apostó todo al petróleo, como sucedió en aquel entonces.

“El desarrollo económico está más fortalecido. ¿Por qué? Porque ya no dependemos del consumo interno y el proteccionismo que teníamos”, explicó. “México está más equilibrado, está más balanceado”.

Lo mismo sucede en nuestra entidad, donde en su momento la Zona Libre y posteriormente la industria maquiladora eran prácticamente las únicas estrategias económicas en Baja California.

“Estamos más ricos en oportunidades económicas”, aseguró. “Ahora tenemos maquiladora, tenemos turismo vitivinícola, tenemos turismo gastronómico, tenemos desarrollo habitacional vertical, tenemos más oportunidades de hacer negocio. Entre más oportunidades de negocios tengamos en diferentes rubros, la dependencia o la crisis que se pueda presentar es más difícil, porque no dependes de una política específica o de un apoyo económico específico, como fue en su momento la Zona Libre y después exclusivamente la maquiladora”.

Y si México y Baja California han salido de situaciones peores, lo que pueda suceder ahora no detendrá al país ni a la frontera. “Que va a estar difícil, pues dice mi papá que es normal, que la vida es difícil”, ríe Fimbres Hernández. “Oye, así es y hay que trabajar, tienes que levantarte más temprano, tienes que acostarte más tarde, tienes que estudiar mejor, tienes que prepararte mejor”.

Elecciones federales

Se dice que México ha salido adelante a pesar de sus gobernantes. Por lo mismo, hay que exigir cuentas a las autoridades y esto empieza desde las mismas campañas políticas, como las elecciones federales que tendremos este 2018.

Fimbres Hernández considera que a pesar de que la atención está en la elección del próximo Presidente de México, los ciudadanos debemos recordar que están en juego también diputaciones y senadurías.

“Es muy importante señalar que vienen cambios en el Congreso, muy importantes, senadores y diputados federales, y eso tenemos que ponerle mucha atención como ciudadanos”, indicó.

“El poder legislativo es quien debe de cuidar los intereses de los ciudadanos. El señor presidente es el administrador del país, pero quienes deben de cuidar que las cosas se hagan bien, con transparencia, con honestidad, etcétera, pues es el poder legislativo, donde no solamente ponen leyes para hacer las cosas bien, sino que tienen estructuras que supervisan, revisan y fiscalizan los manejos de la administración del país, de los estados y de los municipios”.

Es precisamente a los diputados a quienes tanto a nivel nacional como local, Coparmex ha estado promoviendo la ley del Sistema Estatal Anticorrupción.

“Son tres elementos que creo yo están integrados, que es la corrupción, la transparencia y la impunidad”, dijo. “Si hay corrupción y no hay transparencia, pues nunca vas a detectar el problema. Y vamos pensando que haya esas dos y hay impunidad, pues sale el travieso”.

Pero a la vez que los líderes empresariales piden por estos tres puntos, es importante que la ciudadanía salga a las casillas y vote en las próximas elecciones federales.

“En Baja California en particular nos hemos dedicado al trabajo y trabajo y trabajo y ha sido un estado impulsor del desarrollo económico del país, ahora nos corresponde trabajar también en nuestra responsabilidad social, en nuestra responsabilidad comunitaria, entonces yo creo que tenemos un compromiso como ciudadanos de no solamente trabajar, tenemos que también hacer una participación ciudadana importante”, señaló.

“No le tengamos miedo al 2018”, dijo riendo, “va a ser muy suave”.

Fuente: Infobaja