Corrupción e inseguridad

Durante los últimos días quienes integramos la Federación Coparmex en Baja California hemos estado al pendiente del proceso para nombrar a los dos integrantes restantes del Comité de Selección del Sistema Estatal Anticorrupción (SEA). La discusión del tema se ha retrasado debido a la falta de consenso en el Congreso del Estado.

Rodrigo Llantada, presidente de Coparmex Mexicali, comentó durante una rueda de prensa realizada el pasado lunes 29 de enero que estas acciones nos dan a entender que la decisión se podría estar vinculando a un ejercicio político.

Es necesario que nuestros legisladores trabajen para que la ciudadanía recupere la confianza en nuestras instituciones, la cual es una condición indispensable para contar con más empresas y mejores empleos que nos permitan incrementar la calidad de vida de los bajacalifornianos.

Por ello para que exista más inversión y hacer que nuestra economía crezca, los empresarios debemos tener la certeza de que nuestras instituciones funcionan de manera eficaz y que contamos con un alto nivel de transparencia en nuestros gobiernos. Además, por supuesto, con las herramientas necesarias para castigar a quien no respeta la ley. La impunidad en nuestra región se refleja a través de los actos de corrupción y el nivel de inseguridad. Actualmente muchos delincuentes no tienen miedo de ser detenidos, porque están seguros de que en muchos casos la ley rara vez se aplica y si llega a suceder, al poco tiempo podrían nuevamente estar en libertad.

Esta situación nos preocupa ante el incremento en los índices delictivos del Estado, principalmente en el renglón de homicidios. El mes de enero de este año cerró con 189 crímenes (un promedio de 6 por día).

De seguir la tendencia, significaría que existe la posibilidad de que el 2018 termine con un récord de homicidios.

La lucha contra la corrupción, la impunidad y la delincuencia, requieren de movimientos inmediatos por parte de nuestras autoridades.

Aún estamos a tiempo de corregir y obtener resultados positivos que generen calma y ayuden a mejorar el desarrollo de nuestra región.

Nuestras autoridades conocen bien sus responsabilidades y funciones, por ello es que en nuestro pasado desayuno empresarial les solicitamos que las asuman al 100%.

Lo vuelvo a repetir: estamos convencidos de que para terminar con la corrupción y la inseguridad, tenemos que empezar por castigar a quienes incumplen las leyes.

Por eso, si queremos que estos dos temas se erradiquen de nuestra región, necesitamos que nuestros legisladores avancen con la implementación del Sistema Estatal Anticorrupción.

Queremos una Baja California tranquila, segura y con las condiciones necesarias para el sano desarrollo de nuestros hijos y de las próximas generaciones. Confiamos en que será cuestión de tiempo para que tengamos un sistema que combata la corrupción y sobre todo, que funcione con total transparencia.