Seguridad: Última llamada

No es un secreto que la violencia y el crimen han llegado a niveles nunca antes vistos en la historia de nuestra ciudad.

Hace un par de días vimos cómo en los titulares de diversos  medios de nuestra región se daba cuenta que, en poco más de 5 meses, Tijuana alcanzó la cifra de mil homicidios. Y todavía más: por los datos de los últimos días, no pinta nada bien el segundo semestre de 2018.

No podemos esperar a que concluyan las campañas electorales y mucho menos a que tome posesión un nuevo gobierno a finales de año, para que las estrategias comiencen a dar resultados. Es momento de actuar. Pero ya.

En Coparmex publicamos a nivel nacional algunas medidas que se deben tomar para lograr instituciones de seguridad y justicia más confiables y, también, con mayor coordinación.

1.- Prevención del crimen: Es necesario invertir en la formación de ciudadanos y autoridades con valores, pero también en estrategias de fortalecimiento comunitario, artístico y educativo de las zonas con propensión a la violencia.

2.- Profesionalización Policial: Es urgente profesionalizar y dignificar los cuerpos policiales del país. Al momento 6 de cada 10 policías no cuentan con el entrenamiento o equipo necesario para poder realizar sus labores.

3.- Procuración de Justicia: En nuestro país solo 4 de cada 100 denuncias resultan en una sentencia. Este escenario es más alarmante si consideramos que el 93% de los delitos no se denuncian y según la OCDE, solo el 32% de los mexicanos confían en su sistema judicial.

4.- Enjuiciamiento Penal: Hace falta mejorar y actualizar las leyes penales. Se debe modificar la legislación penal sustantiva y procesal, para que se puedan corregir los errores de tipología penal y que la prisión preventiva se pueda convertir en un mecanismo eficaz para combatir la reincidencia.

5.- Sistema Penitenciario: Necesitamos una renovación para contar con prisiones menos costosas y más eficientes y, sobre todo, que cumplan su tarea de castigar y reinsertar, con apego estricto a los derechos humanos y a las mejores prácticas.

6.- Arquitectura Institucional: Es necesario una reconfiguración de las instituciones de seguridad pública federal.  Se debe crear la Secretaría de Seguridad Pública (con este nombre u otro diverso), que tenga como mandato único, el cumplimiento de esta responsabilidad esencial del Estado Mexicano.

Hacemos un llamado a los poderes Ejecutivo y Legislativo Federal a verdaderamente involucrarse para que estas modificaciones se realicen antes de que concluya la presente administración.

Si algunas de ellas no son terminadas, al menos debe pavimentarse el camino para que el siguiente gobierno pueda retomarlas e implementarlas con habilidad.

El crimen no opera conforme a los ciclos políticos y por ello nuestras autoridades tampoco deben hacerlo. La elección no es una excusa para dejar la gobernabilidad como una segunda prioridad en la agenda.

El tiempo se le acaba a este gobierno, como  la paciencia a los ciudadanos.

No podemos seguir esperando. Es la última llamada.