Empresarios exitosos, ayuden a la próxima generación.

El ambiente de cambio político y de expectativa que atraviesa el país, además de la incertidumbre económica que vive nuestro vecino del norte, podrían ser motivos para desalentarnos a emprender. Por ello, quisiera aprovechar este espacio para invitar a quienes han fundado empresas o que están en posiciones de más rango en sus compañías, a proponerse ayudar a al menos un emprendedor que va iniciando.

Como sabemos, la parte más difícil de fundar un negocio es mantenerlo vivo durante el primer año, pues en los primeros meses escasea el efectivo y la experiencia es poca. Las cifras no mienten: la mayoría de las empresas quiebran en este periodo.

En mi experiencia, he encontrado que una de las mejores maneras de evitar que esto suceda es enlazando a fundadores vigorosos con mentores expertos que puedan ofrecer orientación y experiencia.

Lamentablemente, con mucha frecuencia se cometen los mismos dos errores cuando se lanzan nuevos negocios: subestimar el costo del inicio y sobreestimar la velocidad con la cual despegará tu empresa.

A menudo, vemos ejemplos de empresas que hoy facturan miles de millones de dólares, pero que en sus inicios eran pequeñas iniciativas que contaron con la guía de un mentor, y que gracias eso logran sobrevivir a las primeras crisis.

Ese espíritu de ayuda, de cooperación, es el que en la Comisión de Jóvenes Empresarios de Coparmex Tijuana nos hemos puesto como meta difundir. Ser el puente de comunicación entre aquellos que se la están jugando por iniciar una empresa y quienes ya vivieron esa experiencia y ahora tienen el conocimiento y el colmillo necesario para evitar errores que podrían llevar a la quiebra a un proyecto recién nacido.

Desde Coparmex, hacemos un llamado a los jóvenes emprendedores y empresarios de Tijuana para acercarse a los organismos empresariales, como el Sindicato del que formo parte, y desde ahí conocer a quienes en su momento se la jugaron por su sueño, su empresa, y ahora cosechan el éxito. Como es lógico, ellos también atravesaron por crisis y periodos difíciles que amenazaron sus proyectos, y sin embargo, los superaron. Joven, acércate a aquellos que pueden guiarte en esta etapa tan crítica de tu nueva empresa.

De igual forma, invito a aquellos empresarios experimentados a compartir su visión y capacidades con los jóvenes. Los tiempos de incertidumbre económica, como los que vivimos actualmente, son especialmente difíciles para quienes intentan iniciar un negocio. Por eso su experiencia es vital para la supervivencia de las nuevas iniciativas.

En Coparmex encontrarán seguro un espacio para estos encuentros, para acercarse y conocer a quienes con limitaciones e inexperiencia, pero con tenacidad y energía, intentan construir un sueño.