Cuidemos la imagen de Tijuana

Durante las últimas semanas se ha popularizado el #BasuraChallenge, en el que diversos grupos salen a las calles a recoger la basura en cierta zona de la ciudad. Sin duda es una gran dinámica. 

 

Coparmex Tijuana fue retado hace un par de días y fue el pasado domingo 26 de agosto cuando miembros del Consejo Directivo, socios y familiares, acudimos a limpiar el andador turístico de nuestra ciudad y sus alrededores, incluyendo parte de la canalización del Río Tijuana. 

 

Durante casi dos horas de recorrer toda la zona, llenamos dos camiones de basura.

 

Es muy triste darnos cuenta cómo una de las áreas a donde llega el turismo a nuestra ciudad, esté repleta de basura. Es, sin duda, una primera mala impresión para nuestros visitantes.

 

Es nuestro deber como buenos ciudadanos, el cuidar la imagen de nuestra ciudad. Si bien las autoridades cumplen su labor recolectando la basura en nuestros hogares y limpiando parte de la ciudad, todo sería mucho mejor si nosotros no complicáramos la labor tirando la basura donde no se debe. 

 

Esta situación además de ser un problema social, es un tema de educación y, desde luego, de salud pública. Estoy seguro que si les preguntamos a nuestros niños qué tenemos que hacer para cuidar nuestra ciudad, ellos fácilmente responderían e, incluso, actuarían con mayor educación y responsabilidad que muchos de nosotros. 

 

Por eso aprovecho para preguntarle a usted que está leyendo este artículo: si desde niños nos enseñaron a que debemos cuidar nuestra ciudad, a no tirar basura, a racionalizar el agua y a no malgastar nuestros recursos, ¿en qué momento olvidamos todo ese aprendizaje y dejamos de darle importancia?

 

Es muy común ver cómo diariamente muchas personas prefieren dejar la botella que estaban utilizando encima de algún teléfono público o, simplemente, tirarla al piso. Esta actitud tenemos que cambiarla. 

 

En varias ocasiones he repetido en este espacio: Necesitamos ser el ejemplo para nuestros hijos. Es nuestro deber el crear buenos ciudadanos.

 

Pero no solo se trata de mantener libre de basura nuestra ciudad, también debemos cuidar nuestras áreas verdes, respetar los espacios públicos e, incluso, disminuir la contaminación que ocasionamos. 

 

El cambio en nuestra ciudad empieza con nosotros. No podemos exigirles a las autoridades que hagan algo por mejorar la imagen de nuestra ciudad, si nosotros a diario estamos colaborando por empeorarla. 

 

Yo los invito a que aprovechemos este movimiento del #BasuraChallenge para empezar a generar un buen hábito. No hagamos de una actividad como el salir a limpiar nuestras calles algo pasajero.

 

Fomentemos el hábito de salir a barrer nuestras calles, de tirar la basura en donde se debe y de respetar los espacios públicos. 

 

No importa cuánto tiempo llevemos viviendo en esta ciudad, recordemos que Tijuana es nuestra. Cuidémosla.