Un compromiso por Tijuana

Vivimos en una de las ciudades más importantes de México. 

 

Tijuana no solo es la frontera más transitada del mundo; también ha sido reconocida a nivel internacional por las grandes personalidades de diferentes ámbitos que han surgido de esta bella ciudad. 

 

Por eso es tan importante enfocarnos en ser y crear buenos ciudadanos, que se preocupen por ver nuestra Tijuana cada vez mejor y con mayores oportunidades para aquellos que decidan adoptarla como suya. 

 

Por otro lado, también debemos tener presente que existe demasiado trabajo por hacer para mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos, principalmente en materia de infraestructura.

 

Grandes ciudades alrededor del mundo, cuentan con una infraestructura de gran calidad y, además, de una planeación que genera un compromiso en todos los sectores involucrados.

 

Desafortunadamente, en Tijuana todavía falta mucho por recorrer en este tema. 

 

El continuo caos vial por diversas vialidades de nuestra ciudad, la mala condición de las calles e incluso la falta de modernización y control en el transporte público, son temas que deben ser prioritarios para nuestro gobierno local. 

 

Pongamos un ejemplo: la mayoría de las calles de la zona  industrial de Otay parecen un sitio de bombardeo. Y eso no le hace gracia a los inversionistas actuales y futuros.

 

Es importante enfocarnos en que las próximas generaciones estén preocupadas por nuestra ciudad, que se enamoren de ella y que amplíen sus conocimientos.

 

Por ello es que en Coparmex hemos seguido impulsando la implementación del Modelo Mexicano de Formación Dual. Si bien aún son pocos los estudiantes de bachillerato que han tenido la oportunidad de vivir esta experiencia, las bases del Modelo son parte importante a considerar para el desarrollo de futuras generaciones. 

 

Varias veces nos hemos quejado de que las empresas buscan a personas jóvenes para trabajar con ellos, pero a la vez que cuenten ya con cierta experiencia previa.

 

Por ello es que esta dinámica en la que los estudiantes tienen la oportunidad de aprender sus materias de carreras técnicas directamente de las empresas, es la solución a esta gran paradoja.

 

Así, los egresados de bachillerato no solo cuentan con el conocimiento necesario, sino también con la experiencia. 

 

Confiamos en que el Modelo Dual está generando otro tipo de mentalidad en nuestros jóvenes: más responsables y comprometidos con su trabajo. 

 

Esto es lo que necesitamos en Tijuana, personas que realmente se comprometan por hacer bien las cosas en nuestra ciudad, que vean las grandes áreas de oportunidad con las que cuenta y que posteriormente, propicie las condiciones necesarias para que podamos competir con las grandes metrópolis de México. 

 

No podemos esperar más, el cambio debe empezar ahora mismo.