La SJCN fortaleció el Estado de Derecho en México

Después de meses de espera y una discusión de carácter nacional sobre el tema, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), máxima autoridad en materia jurisdiccional, resolvió el pasado 11 de mayo que el actual periodo gubernamental en Baja California, tendrá una duración de 2 años.

Así estaba planteado desde 2014. Sin embargo, una arbitraria modificación constitucional de exdiputados locales de la anterior legislatura, pretendió ampliar el plazo a 5 años.

En Coparmex reconocemos la decisión unánime del Pleno de la SCJN para anular la denominada “Ley Bonilla”. Sin duda, esta resolución marca un precedente importante en materia electoral, porque restringe de manera definitiva, cualquier estrategia fraudulenta de uno o varios actores de la clase política que pretendan modificar ilegalmente las reglas de los procesos electorales para beneficio propio. Es decir, nada sobre la voluntad de los ciudadanos.

Lo anterior es relevante dado que toda democracia debe respetar el derecho al sufragio universal, libre y secreto, y porque el intento fraudulento de múltiples legisladores locales del estado de Baja California, con el apoyo también de algunos municipios, ponía verdaderamente en peligro los avances en materia democrática de nuestro país. 

Desde el inicio de esta controversia Coparmex exigió que se respetara el Estado de Derecho. Nada más.

En lo meses posteriores la discusión continuó, generando sospecha e incertidumbre durante las campañas electorales. 

La historia del comportamiento de la mayoría de nuestros exdiputados locales es bien conocida. También de las manos que mecieron sus cunas. Ahora si que, con todo respeto, al que le quede el saco que se lo ponga.

Coparmex siempre estuvo a favor de la democracia. De que no se tomarán decisiones en los “oscurito”. No de un periodo de gobierno en particular.

Finalmente y con evidente contundencia, la Suprema Corte de Justicia de la Nación confirmó el claro fraude constitucional maquinado por los exlegisladores. Y de paso fueron exhibidos públicamente.

Está claro que es momento de olvidar enconos del pasado y encontrar la armonía social que se estaba perdiendo por las diferencias de opinión en torno a este tema. 

Demos la vuelta a la hoja y recordemos que antes que adversarios, sociedad y políticos, todos somos baja californianos y, por ello, habrá que unirnos y aportar en la medida de nuestras capacidades todo aquello que nos lleve al bien común. 

La pobreza, delincuencia y en general los males sociales, no deben tener apellidos partidistas. La sociedad nos quiere unidos y enfocados.

Coparmex seguirá trabajando para fortalecer la participación ciudadana, impulsar el sistema democrático de gobierno y sobre todo el respeto a la voluntad popular emanada legítimamente desde las urnas.