El SAT Estatal

En un par de días más, estaremos cumpliendo cinco meses desde que México comenzó a verse afectado por la enfermedad Covid-19. A partir de ese momento, la actividad económica de nuestro país comenzó a detenerse; negocios tuvieron la obligación de cerrar sus instalaciones y mucha gente empezó a temer por sus ingresos.

En Coparmex comenzamos a plantear que era necesario el impulsar un Salario Solidario, con el objetivo de que las empresas de todo el país pudieran hacer frente a esta situación y regresar con más fuerza luego de la pandemia. Desafortunadamente el apoyo no ha sido mucho.

Es por eso que ante la necesidad de conseguir más apoyo para que los negocios de nuestra región no sufran tanto durante los próximos meses, nos preocupa el ver cómo el Gobierno del Estado no ha actuado en beneficio de las empresas e incluso, durante este tiempo, se ha enfocado en aplicar medidas que parecen ir destinadas a generar una mayor recaudación.

Un ejemplo de estos es la aprobación de la creación del SAT Estatal la semana pasada, tema que no fue sensibilizado con la sociedad civil y que, hasta el momento, desconocemos el contexto de cómo funcionará este organismo, así como los beneficios o afectaciones que su creación pudiera traer a la economía estatal.

Otro tema que nos preocupa también, es que este órgano sea utilizado como una manera más de presionar a las empresas como se ha estado realizando con el tema del agua, del cual continúan existiendo irregularidades en la forma que el Gobierno del Estado obtiene los supuestos adeudos.

En Coparmex, consideramos necesario que se trabajen en propuestas que beneficien e impulsen el desarrollo económico de la región y no solo se tomen decisiones que ocasionan más gastos a quienes están luchando cada día pro salir adelante y que, además, son empresas que están generando muchos empleos en nuestro Estado y que, en caso de que tuvieran que cerrar, no solo se afectaría al empresario, sino a cientos de familias que dependen de esos ingresos.

Otro ejemplo de esta situación fue la Licencia Sanitaria, del cual ya se ha hablado en anteriores ocasiones. Y repetimos, no estamos en contra de medidas que garanticen un bien para la población; sin embargo, aplicar más impuestos y papeleo a los negocios que ya están muy dañados, no es lo más adecuado.

Todavía falta mucho para volver a la dinámica que estábamos acostumbrados, y estos próximos, serán meses vitales para las empresas de la región. Queremos ver una Tijuana donde los negocios a los que estábamos acostumbrados a acudir, continúen funcionando.

Invitamos a nuestros legisladores a no poner más obstáculos en estos momentos y apoyar a que todos salgamos delante de esta crisis, evitando tener un peor escenario para el próximo año.