Unidos contra la “Ley Gandalla”

Esta semana, acompañados de representantes de varias agrupaciones sociales de Baja California, entregamos ante el Instituto Estatal Electoral más de 60 mil firmas ciudadanas, que permitirán por primera vez en la historia de la entidad, que una ley sea sometida a un proceso de referéndum para su cancelación. 

Estoy hablando de la ley aprobada el pasado 11 de mayo, la cual autoriza  a los diputados y alcaldes el realizar su campaña de reelección sin renunciar. Esta ley fue votada por los diputados locales sin  consultar a sector alguno en medio  de la crisis sanitaria y económica por la que atravesamos. Por ello es que se le denominó como “Ley Gandalla”. 

La autoridad electoral nos recibió las actas de recepción de miles de formatos que contienen nombre, firma y número de clave de elector de los ciudadanos que formalizaron su rechazo a esta ley. Nuestra meta más ambiciosa era lograr 50 mil firmas, sin embargo, se entregaron más de 60 mil, porque en Baja California existe más gente informada, participativa y preocupada por lo que sucede en su entorno. 

Es necesario extender nuestro agradecimiento a quienes plasmaron sus firmas y formaron parte de los equipos de trabajo que incansablemente, a pesar del clima durante estos días, la contingencia sanitaria y los llamados de algunas autoridades estatales a no participar, hicieron esto posible. 

Reconocemos, además, la postura de algunos regidores ante su decisión de tomar protesta en el Cabildo, luego de la indiferencia de algunos Presidentes Municipales que optaron por no sesionar para aprobar esta reforma a la Constitución local, de manera automática. 

Es importante demostrar a todas nuestras autoridades, con este tipo de acciones, que estamos atentos a las decisiones que ellos toman para nuestra región y que no permitiremos, que desde su posición, establezcan leyes para su beneficio personal.

Estamos en momentos críticos en la historia de nuestro país, situación que podría ser aprovechada por nuestras autoridades y demostrar que están trabajando para que todos podamos seguir adelante.

Confiamos que con el antecedente marcado por la lucha contra la “Ley Gandalla”, nuestras autoridades puedan pensar dos veces antes de tomar cualquier decisión que no beneficie a la ciudadanía, donde queda comprobado que somos una sociedad atenta a lo que están realizando y que demostraremos nuestra inconformidad cuando sea necesario. 

La lucha aún no termina, pero el trabajo de la ciudadanía ya está hecho. Confiamos en que nuestras instituciones tomarán la decisión más justa en el tema y que sin duda, terminará marcando un antecedente en la historia política de nuestro Estado.