2021: Un año para ser empáticos

Los últimos días de diciembre, los usamos frecuentemente para reflexionar sobre lo que hemos hecho durante los últimos doce meses; lo bueno, lo malo y lo pendiente. Sin duda, en esta ocasión será un poco distinto.

El 2021 nos genera gran incertidumbre a causa de la pandemia y las posibles afectaciones que podrían seguir teniendo a nivel social y económico en nuestra región. 

Tenemos la esperanza de que en próximos meses, la distribución de la vacuna llegue a gran parte de la población y podamos ir retomando poco a poco nuestras actividades; sin embargo, creemos que para volver a la dinámica que previamente estábamos acostumbrados, es necesario poner una vacuna a nuestra economía y nuestras empresas. 

A inicios de la pandemia, en todo el mundo varios negocios tuvieron que cerrar sus puertas para evitar un incremento acelerado de contagios; México no fue la excepción. 

El único problema es que no existieron grandes apoyos para evitar que empresas cerraran de manera definitiva y se diera una pérdida de empleo en esta época, afectando a muchas familias mexicanas. 

Si bien Baja California ha logrado recuperarse, de acuerdo a la Secretaría de Economía, existe todavía mucho trabajo por hacer para lograr una completa recuperación en esta materia. 

Desafortunadamente, el escenario para el próximo año no se ve muy favorable para las empresas. 

Nos queda la experiencia de lo que ha ocurrido durante este 2020:

Por ejemplo, el cobro a empresas por supuestos adeudos a la CESPT y la creación de nuevos impuestos a plataformas digitales.

Un claro ejemplo de esto es el incremento del 39.7% en el costo de las actas de defunción para el Registro Civil en el 2021. Estamos en un momento complicado emocionalmente, donde miles de personas han sido víctimas de esta enfermedad y muchas otras han perdido sus familiares; por ello es que no se deberían de poner más trabas a quienes están pasando por estos momentos difíciles. 

Como lo dije en el título de esta columna, el 2021 debe ser un año para generar empatía, no para afectar emocionalmente y económicamente a quienes ya han perdido mucho en los últimos meses. 

Necesitamos un gobierno que por fin, vea por la gente, que se enfoque en generar oportunidades para quienes más lo necesitan. 

Muchos de nuestros políticos estarán en estos meses buscando una reelección, por lo que se presenta una oportunidad única, donde sus acciones pueden ser la parte fundamental de su campaña electoral. 

No queremos más promesas que no se cumplen; no queremos el mismo discurso de cada época electoral. 

Requerimos un compromiso real sobre qué acciones en concreto se realizarán para conseguir una verdadera recuperación inmediata.

Solo así, podremos tener un feliz y próspero Año Nuevo 2021.