2017: Año vital para Tijuana

Desde los primeros días de este 2017, pudimos visualizar cómo este año marcaría un antes y un después en la historia de Baja California.

Los grandes retos a los que nos hemos enfrentado durante la primera mitad del año, nos hace pensar que es muy complicado visualizar un escenario favorable para nuestra región en el corto plazo.

En Coparmex Tijuana hemos estado alzando la voz ante todas las situaciones que han estado afectando el desarrollo tanto económico como social de nuestra Baja California: El incremento de los hechos delictivos, principalmente en Tijuana con la escalofriante cifra de homicidios que ya supera las 600 víctimas; la gran cantidad de días que nuestros maestros han suspendido sus labores para exigir el correcto pago de su trabajo; entre otros.

Mi mayor deseo es que podamos vivir en un Estado donde estos problemas no sean situaciones de diario. Queremos una Baja California que no conozca la inseguridad, la violencia, la corrupción.

Queremos vivir en un Estado en el que nuestros niños cuenten con la mejor educación posible, logrando que tengan así una mayor cantidad de oportunidades en un futuro que se ve cada vez más competitivo; que los haga hombres de bien y que continúen la lucha de convertir a Baja California, en la mejor región del país.

Es por ello que este día lo invito a usted, que está leyendo esta columna, a que trabajemos desde nuestros hogares para lograr que este escenario deje de ser un simple sueño y se convierta pronto en una realidad.

No podemos ni debemos culpar a nuestro gobierno de todas las cosas malas que suceden. Si bien es responsabilidad de ellos el velar por una mejor condición para la región, también debemos recordar que los grandes cambios empiezan desde el cambio más pequeño.

Nunca es tarde para cambiar nuestra mentalidad y la apatía en la que muchos hemos vivido, y que comencemos a trabajar por la construcción de un mejor futuro para nuestros hijos.

Pero, ¿cómo podemos hacer esto?

Recordemos que la educación de nuestros hijos no depende completamente de lo que aprenden en la escuela; también es de vital importancia el ejemplo que le estamos dando con cada una de nuestras acciones.

Los actos de corrupción y la impunidad que se perciben en nuestro país, son algunos de los principales malos ejemplos que les estamos dando a nuestros hijos.

No debemos dejar que se les haga cotidiano el ver cómo nuestros políticos desvían recursos del erario público y no se les castiga, no debemos dejar que nuestros hijos vean cómo aceptamos dar la clásica “mordida” para librarnos de alguna multa, no debemos dejar que nuestros hijos vean cómo nosotros formamos parte de este gran mal.

Por ello lo invito a que exija a nuestros Legisladores a que apoyen la iniciativa que Coparmex ha realizado para contar con un Sistema Estatal Anticorrupción ciudadano, para que personas como usted y como yo, seamos los que estemos al pendiente de lo que se hace con nuestro dinero.

Aún estamos a tiempo de convencer a nuestros políticos para que trabajen por nosotros los ciudadanos y dejen a un lado los intereses de sus partidos.

Sabemos que este es el primer paso para erradicar por completo este mal; pero estamos seguros que esta buena acción, será el inicio de un cambio que mejorará la situación para todos nosotros.