Esperan que reforma fiscal no sea utilizada como método de presión

A pocos días de que la nueva política de fiscalización entre en vigor, el vicepresidente de Coparmex Tijuana, Juan Carlos Caropesi, confió en que el gobierno no abuse de ella para ejercer presión sobre los contribuyentes cumplidos. 

Después de que el anuncio de esta reforma generara incertidumbre incluso entre los conocedores del tema, pues se auguraba una especie de cacería fiscal que consideraría la evasión como delincuencia organizada, el vicepresidente decidió aclarar la postura de Coparmex, que es a favor de reglamentos rígidos para terminar con prácticas fiscales nocivas. 

En ese sentido, consideró que con los mecanismos con los que ahora cuenta el gobierno, será mucho más sencillo identificar a los contribuyentes incumplidos y sancionarlos, por lo que los que se mantienen al margen no deberían considerarlo una amenaza. 

“Parece que las reglas generales, pudieran con la tecnología y la posición que ahora tiene el gobierno, haber sido mucho más certeras en el ataque frontal a aquellos defraudadores, en lo que estamos totalmente de acuerdo”, puntualizó. 

Respecto a la posibilidad de utilizar la fiscalización como una herramienta de coacción contra otros rubros, como el político, el vicepresidente sostuvo que no debería ser el caso, y lo ideal sería mantener una buena relación entre empresarios y gobierno. 

“Esperamos que el gobierno federal entienda que la recaudación activa de impuestos es una obligación que ellos tienen, nosotros tenemos la obligación de contribuir de acuerdo a las normas que estén vigentes en determinado ejercicio, y que nosotros seguiremos pugnando por mejor regulación, por mejores prácticas, siempre en contra de la defraudación fiscal”, remató.

Fuente: Uniradio Informa