La Reforma Eléctrica no debe ser aprobada como se presentó, sería un retroceso para México

Esta semana inició en el Congreso de la Unión el parlamento abierto para escuchar las distintas opiniones que existen sobre la Reforma Constitucional en materia Eléctrica, que en el fondo es una reforma energética porque podría impactar a todo el sector. El objetivo por el que existen los parlamentos abiertos es para tomar las mejores decisiones y lo más informadas posibles.

En COPARMEX esperamos que por el bien de México así sea, pues apostamos al diálogo para resolver los grandes desafíos que enfrenta México; es necesario porque prácticamente todas las voces de expertos, académicos, consumidores, generadores e incluso opiniones internacionales, advierten que esta es una reforma nociva.

En esta Señal COPARMEX queremos dejar clara cuál es nuestra postura, cuáles los irreductibles de una reforma que realmente sirva a las familias, no una que termine por implicarles apagones, tarifas más altas y un daño ambiental irreparable.   

¿SERVIRÁ EL PARLAMENTO ABIERTO? 

Un parlamento abierto es una figura de participación ciudadana que permite que los legisladores no solo se nutran de más y mejores elementos técnicos para tomar sus decisiones; sino que es un ejercicio de rendición de cuentas, transparente, que fomenta la pluralidad y aprovecha la tecnología para llegar a la mayor cantidad de ciudadanos posibles.

Por desgracia, la experiencia en México nos ha revelado que los parlamentos abiertos se han convertido en una formalidad, en parte de un proceso donde se simula escuchar, pero al momento de tomar decisiones se impone la lógica partidista y de interés político, no necesariamente la voz de la sociedad civil, de los expertos o el sentido común.

Confiamos en que en este ejercicio para analizar la contra reforma eléctrica, que durará hasta el 15 de febrero, realmente se reflexione, ya que la reforma tal cual fue planteada por el Ejecutivo dañará al país, implicará pagar indemnizaciones millonarias cuando ese dinero es tan necesario en la salud, deteriorará la imagen de México en el exterior haciéndonos ver como un país donde no se cumplen los contratos y ahuyentará más inversiones todavía; y lo peor es el daño a las familias y al medio ambiente.

NUESTRA POSTURA, NUESTROS IRREDUCTIBLES 

Desde Coparmex consideramos que si el país requiere una reforma, esta debe ser para acelerar los grandes pasos dados desde el año 2013; garantizar que más energía en el país se genere a partir de fuentes limpias y renovables para que haya mayor abasto, oferta y así paguemos menos.  

Consideramos como irreductibles al menos 3 aspectos que deben suprimirse de la iniciativa enviada por el Ejecutivo que resultan totalmente nocivos: 1) La eliminación de la libertad de elegir de los consumidores, 2) La eliminación de la competencia, y 3) Las afectaciones ambientales y a las finanzas públicas.

Sí a la competencia, sí a más energía más barata

Al limitar la participación privada y cancelar los contratos existentes se eliminaría de tajo la competitividad. En este caso será la CFE quien buscará regular a sus competidores, por lo que será, en términos futbolísticos: el jugador, el árbitro, el balón y hasta el aguador al mismo tiempo. Con esto podrán realizar prácticas monopólicas a favor de la CFE, y los mexicanos ya sabemos qué pasa con los monopolios: acabamos teniendo pésimos servicios y pagando carísimo por ellos. En caso de aprobarse la reforma tal como fue presentada, y al eliminar la competencia, será la CFE quien se “autorregule” en las tarifas de transmisión y distribución que cobrarán.

Sí a las energías limpias y renovables

Otro elemento irreductible es revertir la cancelación de los Certificados de Energías Limpias. Si no ocurre, se pondrá en riesgo al medio ambiente saludable al que tenemos derecho las generaciones presentes y futuras de mexicanos, según se estipula en el artículo 4º Constitucional. Además, seríamos una vergüenza internacional al ser un país que atenta contra el Acuerdo de París, que es un tratado mundial para combatir el cambio climático y las emisiones de carbono; sería imposible cumplir con la meta para el año 2030 de reducir 22% la emisión de gases de efecto invernadero y 52% las emisiones de carbono negro, por la sencilla razón de que CFE estaría enfocada en producir energía quemando combustóleo y carbón. 

Sí a los pesos y contrapesos

No pueden ni deben desaparecer los órganos reguladores como son la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH); porque al dejar sin árbitro al sector se tendrá la tentación de hacer un juego a modo del gobierno en turno. 

Sin árbitro, no habrá controles sino un desorden que ahuyentará la inversión de México, en un momento en el que lo que más se necesita es que lleguen nuevas inversiones que generen empleos y bienestar, en especial, para los jóvenes que hoy carecen de oportunidades. 

NUESTRO LLAMADO 

México tiene un enorme potencial, se encuentra ubicado geográficamente en un sitio envidiable para captar energía solar; cuenta con vastas cordilleras donde el viento puede ser aprovechado para generar energía eólica de muy bajo costo; tenemos enormes reservas de gas, por eso no podemos darnos el lujo de desaprovechar estas ventajas. 

Con buenas leyes y buenas instituciones, la energía que aquí se produzca será de los y para los mexicanos. Es falso el debate de que se ha entregado la energía a intereses ajenos a los nacionales. El gobierno y nuestros legisladores si hacen bien las cosas pueden ser promotores positivos del cambio, pero si lo hacen mal, podrían causar daños que tarden décadas en revertirse.

Invitamos a los ciudadanos a conocer la postura de sus diputados y sus senadores, a que en este parlamento abierto también se expresen a favor de México y en rechazo de cualquier dogmatismo que les haga perder la objetividad.   

En COPARMEX nos pronunciamos por sacar el máximo potencial a nuestro sistema energético,  por eso apoyamos el fortalecimiento de la CFE pero a partir de elevar su productividad; por eso estamos a favor de fortalecer la infraestructura creada por el sector público y privado con propuestas innovadoras que mejoren la eficiencia del actual Mercado Eléctrico Mayorista; estamos a favor de la libre competencia que es el camino donde CFE y los participantes del mercado eléctrico podrán crear desarrollo económico, generar oportunidades de empleos y lograr la sustentabilidad ambiental de México. 

Confiamos en que este parlamento abierto realmente sirva, para que el Congreso teniendo grandeza de miras impulse lo que necesitamos como nación. Desde Coparmex, estamos listos para participar en el diálogo y aportar información, ideas y análisis siempre centrando el debate en el beneficio de las familias que son los consumidores de electricidad y en la sustentabilidad. Queremos luz a precios accesibles para las familias y a precios competitivos para las empresas. No queremos más apagones ni energía sucia que daña nuestro medio ambiente ¡Queremos un México con energía!